El Reiki cura y no hay duda sobre ello. Miles de casos en todo el mundo comprueban la eficacia del tratamiento de malestares, enfermedades y trastornos con el empleo de la energía del universo.

Si usted aún duda sobre este método o necesita un impulso para comenzar, los siguientes testimonios reales le ayudarán a facilitar la decisión de cambiar su vida de una manera positiva.

Caso #1 – Dr. Adrian Petre, Rumania.

“Soy un médico con 30 años de servicio. Conocí a una mujer de 22 años que había desarrollado un quiste de 7 cm en su ovario derecho que le causaba mucho dolor, imposibilitando sus movimientos y causando hemorragias muy alarmantes. Antes de acudir a la medicina convencional inicié una sesión de Reiki para calmarla y al cabo de hora y media me dijo que esa sensación entumecida había desaparecido. Ya no se quejaba del dolor. Le ofrecí dos sesiones más en días posteriores y cuando ella fue a su ecografía a revisar el estado de su quiste, me llamó para decirme muy emocionada y sorprendida que había desaparecido por completo. Ha sido una de las experiencias más gratas de mi vida”.

Caso #2 – Carol Martin

“Tengo 14 años y padezco de Síndrome de Fatiga Crónica y fibromialgia. He probado acupuntura y otras técnicas alternativas de curación y sí me han ayudado exitosamente, pero no al grado del Reiki, quien ha provocado que mi salud mejore a un nivel que ni mi familia creía. Aparte de todo, hace que me relaje y que mantenga bajo control mis emociones”.

Caso #3 – Gerri Delmont

“Mi sobrina fue diagnosticada con linfoma de Hodgkin que es cáncer en una parte del sistema inmunológico, y le dijeron que recibiría 8 sesiones de quimioterapia cada dos semanas. Tuvo estas sesiones de quimioterapia mientras yo le hacía Reiki a distancia. Todos sabemos que las exposiciones de quimioterapias debilitan y tiran el pelo, pero cuando los médicos la vieron en su cuarta cita, se sorprendieron de que mi sobrina siguiera con pelo. Ahora ella está recibiendo radiación y se encuentra muy bien anímicamente. El Reiki es algo que existe y se comprueba, y nada se pierde con al menos intentarlo. Así como nosotros, la gente se podría llevar una gran sorpresa y una gran satisfacción”.

Caso #4. Phran Gacher.

“Yo ofrecí sesiones gratuitas de Reiki al director de un centro de terapia asistida que días antes había sido diagnosticado con cáncer de próstata. Después de tres sesiones, las pruebas médicas dieron como resultado una curación total. Me siento honrado por haber sido parte de su curación. Nunca voy a abandonar el Reiki”.