El Reiki despierta curiosidades. Resulta muy atractivo para las personas el hecho de que alguien pueda efectuar sanación y alivio solamente con las manos. La simplicidad y facilidad para brindar y aprender el Reiki es lo que lo hace tan único.

Este método japonés es sencillo, pero existen puntos que deben considerarse para que los efectos sean los esperados. El Reiki trabaja de una manera extraordinaria sobre el cuerpo, la mente y el espíritu.

Una sesión de Reiki

Una sesión de Reiki consiste en pedirle a la persona que lleve ropa cómoda y ligera, pues durante 45 minutos estará recostada en una camilla dentro de una atmósfera de tranquilidad. Posteriormente, se le pedirá que mantenga los ojos cerrados para alcanzar un nivel de relajación activa, es decir, lograr la estabilidad corporal sin llegar a un sueño profundo donde no se tiene atención de lo que pasa alrededor, como suele pasar con otras técnicas, o incluso, durante masajes en spas.

Al finalizar una sesión de Reiki, la persona sentirá paz y alivio en todo su cuerpo.

Lo fabuloso del Reiki es que es posible llegar a un punto de relajación tan alto, que no importa si en el exterior se escucha el caos cotidiano. Mientras más sesiones de Reiki se tengan, se alcanzarán mejores niveles de autocontrol.

Existen doce posiciones de manos que son requeridas a lo largo de toda la sesión. Antes de comenzar, el maestro coloca sus manos en posición gassho (palmas de las manos juntas en posición vertical) para equilibrar la energía. Enseguida, comienza un primer recorrido del cuerpo que se hace sin tocarlo; simplemente se colocan las manos por encima de este, dejando una corta distancia para la transmisión de energía, y con movimientos de la cabeza hacia los pies, se busca reequilibrar los siete puntos o chakras que tiene el cuerpo.

Durante la terapia, la persona puede mantenerse todo el tiempo en posición boca arriba si así lo desea o si se trata de alguien con problemas de espalda, una persona de la tercera edad o una embarazada. Los demás tienen la opción de colocarse boca abajo.

Los maestros del Reiki no siempre realizan sus sesiones de la misma manera, pero el resultado tiene el mismo fin para todas las personas que acuden.

Al finalizar, la persona sentirá paz y alivio en todo su cuerpo. El reencuentro con uno mismo otorgará un bienestar durante los días posteriores, pero se recomienda no abandonar las sesiones y continuar su práctica. Para el Reiki todo poder viene del interior, y ninguna persona debería perder la oportunidad de experimentar un estado de total plenitud.

Lo que podemos tratar con el Reiki

Existen técnicas específicas de Reiki para tratar el insomnio, la indigestión, la obesidad, depresión, la tensión ante alguna situación, la infertilidad, entre otros problemas comunes y no tan comunes. Solo basta con aprender los movimientos específicos para aplicarlos sobre el cuerpo.

También existen ejercicios para los alimentos y el agua con el fin de potenciar sus beneficios para nuestro interior, al igual que para las plantas, cuyo objetivo es que se mantengan sanas, brillantes y libres de estrés. Poco sabrán que las plantas también sufren de este estado al estar sujetas a una variedad de situaciones adversas.

Los animales que se encuentran en casa también son candidatos para participar en sesiones de Reiki.

Reiki en animales

Muchas personas ven a sus mascotas como miembros muy importantes dentro del núcleo familiar, razón por la que siempre buscan su bienestar. La naturaleza del Reiki hace que pueda ser aplicado a nuestros fieles compañeros sin ningún tipo de consecuencia negativa que ponga en riesgo su vida.

Las sesiones de Reiki hacia animales no son del todo distintas a las realizadas hacia humanos, ya que ambos seres comparten la similitud de tener los mismos chakras. Al igual que con las personas, se realiza cuando el animal tiene alguna dolencia corporal o cuando se percibe un comportamiento derivado del estrés, como nerviosismo o agresividad hacia otros.

Al final de la sesión se podrá observar al animal en un completo estado de paz y los cambios serán notables.